De robots y de Responsabilidad Civil

D. José María Elguero

Director del Servicio de Estudios de MARSH ESPAÑA y vocal de la Junta Directiva de AGERS

 

La robótica es el tema de moda en todos los foros jurídicos, sociales y profesionales. Todo el mundo habla de robots. Y junto a los robots, se habla del coche autónomo, del vehículo conectado, de la inteligencia artificial, del blockchain y de otras tecnologías emergentes que se integran en lo que hemos venido a llamar 4ª revolución industrial; la revolución de las máquinas, de la tecnología, de lo virtual,… Los robots ya no son solo máquinas que ayudan en ciertas labores sino que van a realizar por sí mismos los trabajos.

El Foro Económico Mundial de Davos, en su 12º Informe de Riesgos Globales, se refiere a las tecnologías emergentes como un avance social y económico de primera magnitud, pero apunta también los riesgos que se derivan de las mismas. ¿Serán capaces los robots de pensar solos?, ¿y de decidir?, ¿tendrán sentimientos?, ¿y capacidad de improvisar?, ¿sustituirán a los humanos?, ¿podrán causar daños?, ¿quién será el responsable? Sin duda, cuestiones complejas a las que habrá que dar respuesta porque son una realidad.

El Parlamento Europeo ya está trabajando en un Informe de Recomendaciones (2015/2103, de 31 de mayo 2016) sobre normas de Derecho Civil sobre robótica, en el que se facilitan pautas para regular la Responsabilidad Civil derivada del uso de robots. Se refiere a las responsabilidades contractuales y extracontractuales que pueden derivarse de su actuación, recomendando configurar como objetiva dicha responsabilidad y estableciendo la necesidad de disponer de un seguro obligatorio de RC por los daños derivados de la tenencia y uso de robots. Junto al coche y el perro, tendremos que asegurar también al robot para cuando saque a pasear al perro en el coche…

La robótica y el resto de tecnologías emergentes van a generar una intensísima actividad legislativa en la próxima década, en la que los grupos de interés tendrán un papel protagonista. Pensemos que la Robótica va a cambiar las relaciones laborales tal como las conocemos. ¿Pagarán impuestos los robots?, ¿cotizarán a la Seguridad Social?, ¿se limitará en el convenio colectivo el número de robots que pueden co-trabajar con humanos?, ¿tendrán derechos civiles?, ¿cómo afectarán a los derechos de los trabajadores?, ¿habrá discriminación?, ¿desaparecerá el derecho de huelga de los trabajadores cuando los huelguistas sean sustituidos por robots?, ¿cómo se garantizará la privacidad y la dignidad de los humanos?, ¿recibiremos órdenes y estrategias de los robots?, ¿tendrán poder de gestión los algoritmos?

Solo en la esfera laboral, y como consecuencia de esta nueva tecnología, habrá que dotar al sistema legal de nuevas normas que contemplen esta revolución. Los sindicatos deberán jugar un papel protagonista, pues sin duda alguna el escenario laboral y sus consecuencias va a ser muy diferente al actual.

Alguno pensará que esta revolución no le va a pillar. ¿Seguro? Mire a su alrededor. Bip, bip,bip, biiiiiipppp.

 

 

Fuente bds, martes, 7 de marzo del 2017