OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los residuos de construcción y demolición (RCD) ya son el mayor flujo de residuos de la Unión Europea. Por ello, la Comisión Europea ha lanzado el “EU Construction and Demolition Waste Protocol”, donde se marcan nuevas pautas para la industria y protocolos de actuación para estos residuos. Con ello, las instituciones europeas buscan una mejor gestión de los RCD y aumentar la confianza sobre el uso de materiales reciclados en los 28 países de la Unión Europea. Todo ello, formando parte del Paquete de Economía Circular que lanzó Bruselas hace un año.

Este protocolo incluye buenas prácticas en toda la UE, visión general de las definiciones y una lista de verificación para los profesionales. Cabe destacar también los contenidos dedicados a residuos peligrosos en las actividades de demolición. Resulta fundamental la extracción de este tipo de residuos y que no acaben mezclados con los de construcción para evitar problemas legales y medioambientales.

La gestión adecuada de los RCD y de los materiales reciclados resulta beneficioso en una doble vía. Por un lado, porque una correcta manipulación de los residuos colabora en términos de sostenibilidad ambiental y mejora de calidad de vida. Por otro lado, porque se fomentan las industrias de reciclado de la Unión Europea y aumenta la demanda de estos materiales.

La actual directiva europea de residuos quiere conseguir reciclar el 70% de este tipo de residuos en 2020. Es un objetivo ambicioso para los números actuales, ya que sólo el 50% de los RCD se reciclan actualmente en la Unión Europea. Y una vez más, con una disparidad notable entre países porque algunos ya están manejando planes para lograr un 90% de reciclado.