El pasado 8 de marzo AIG ha tomado su decisión de constituir una compañía de seguros europea en Luxemburgo con el fin de asegurar la continuidad de su actividad dentro del Espacio Económico Europeo (EEE) y Suiza una vez el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE).

Nuestra sede central en Reino Unido continuará prestando apoyo a las operaciones tanto en dicho país como en Europa continental. A partir del año 2019, AIG espera contar con dos filiales aseguradoras en Europa: una en Reino Unido para suscribir negocio allí y otra en Luxemburgo, desde la que suscribirá el negocio del EEE y de Suiza, que tendrá oficinas por todos los países de dichos territorios y que funcionará del mismo modo que lo hace AIG Europe Ltd. en la actualidad.  Reino Unido, nuestra mayor operación en Europa, continúa siendo un mercado esencial en el que seguiremos invirtiendo para continuar creciendo.

Esta estrategia se suma a nuestra actual estructura y de este cambio legal no se derivará alteración alguna para nuestros clientes. Tampoco se prevé que esta transacción conlleve cambios en la estructura de los equipos de clientes. No será necesaria ninguna acción por parte de nuestros clientes quienes continuarán disfrutando sin interrupciones de la cobertura suscrita de conformidad con los términos de sus pólizas. Se trata, simplemente, de un cambio para asegurarnos de que AIG se adapta al resultado que, en última instancia, pueda tener la salida del Reino Unido de la UE.

A pesar de que serán dos las entidades legales de AIG que operen en Europa, desde el punto de vista organizativo continuaremos funcionando como un único módulo, con un equipo de gestión paneuropeo que asegure la consistencia del liderazgo y la continua atención a nuestros clientes.

Luxemburgo es un miembro primordial de la Unión Europea y ofrece a AIG una ubicación segura, en un entorno económico estable, cercano a sus principales mercados y con un organismo regulador experimentado que goza de gran prestigio dentro de la Europa continental.

Gracias a nuestra extensa red de oficinas en toda Europa, gozamos de una posición consolidada a partir de la cual garantizar a nuestros clientes una fluida transición. De hecho, ya contamos con una infraestructura bien afianzada en todos nuestros principales mercados europeos. El cambio fundamental se limita, simplemente, la entidad legal que aparecerá formalmente como asegurador en nuestras pólizas en el EEE y Suiza.

Ciertamente, nuestra sólida red de oficinas y nuestros recursos multinacionales nos ofrecen la oportunidad de ampliar nuestra posición de liderazgo como proveedor de programas internacionales integrales con los que responder a las necesidades de los clientes en todo el mundo, incluyendo el Reino Unido y Europa.