Es fundamental que las empresas sean conscientes y precavidas con los ciberataques, pueden producirse en cualquier momento, independientemente del tipo de organización, tamaño o sector de actividad, con incalculables perjuicios para sus resultados y superviviencia.

El pasado 28 de marzo, Aon España lanzó a sus empleados un ciberataque “fake” producido por un supuesto hacker que dejó bloqueados todos sus equipos durante varios segundos. Además, se vieron bajo la situación de detener toda su actividad y realizar un pago en bitcoins para poder volver a acceder a su nuevo contenido.

Es un ejemplo claro para mostrarle, en este caso a los empleados de Aon España, pero también al resto de empresas, lo importante que es la vulnerabilidad de las organizaciones y saber afrontar una situación como ésta.

Después de la alarma inicial en Aon España, los empleados comprobaron sorprendidos que la  figura oculta que se escondía tras el ataque simulado era Eduardo Dávila, CEO de Aon Iberia y Middle East, quien aprovechó la ocasión para recordar la fragilidad de todas las organizaciones ante ataques de este tipo.