En los últimos años, especialmente a causa de la crisis sanitaria, se ha producido un importante cambio en el modelo de negocio de las empresas en lo relativo a su transformación digital: hay una mayor presencia en la nube, se hace un uso extensivo de herramientas virtuales y al mismo tiempo que evolucionan las empresas y sus formas de trabajo, lo hacen también las técnicas de los cibercriminales. Y, por tanto, el seguro, que se adapta rápidamente a la evolución de los riesgos.

Según un estudio de MAPFRE, también ha aumentado la preocupación de los españoles en torno a la ciberseguridad. A través de una escucha de la conversación en torno a este tema en redes sociales entre los meses de enero y julio de 2021, la compañía concluye que los usuarios, cada vez más acostumbrados a realizar gestiones digitales, son también más conscientes de los riesgos que conllevan y se muestran preocupados por la seguridad digital de las empresas en las que consumen productos y servicios y a las que facilitan sus datos personales. Esta preocupación ha tenido como punto de inflexión en 2021 el ataque informático del que fue víctima el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), en el mes de marzo, a raíz del cual las conversaciones en torno a ciberseguridad se dispararon en las redes.
Los usuarios creen que una mayor inversión en renovar el sistema de ciberseguridad, más allá de utilizar antivirus, y la contratación de personal informático son esenciales para proteger a una empresa o institución ante los ciberataques. Entre sus preocupaciones principales destacan, en primer lugar, los ataques de ramsomware, seguidos por una posible suplantación de identidad y por los ataques conocidos como phishing. Además, los ciudadanos valoran especialmente la transparencia y demandan que la empresa sea ágil y proactiva en reaccionar, comunicando inmediatamente a clientes y a las autoridades correspondientes que ha recibido un ataque.

Los usuarios que hablan sobre los ciberataques y empresas en redes no hacen distinción entre el tamaño de las compañías. En general, hay un conocimiento de que los ciberataques pueden realizarse a cualquier tipo de empresa, entidad o persona, pero la realidad indica que las pymes son el grupo de empresa más vulnerables a ataques informáticos. Pymes y autónomos cuentan con menos soluciones de seguridad y, ante esa coyuntura, MAPFRE ha desarrollado el seguro CIBER On, un producto novedoso destinado a proteger los negocios y empresas con una facturación de hasta 10 millones de euros y en el que el cliente tendrá a su disposición equipos especializados que le darán la mejor cobertura frente a cualquier ciberataque y sus consecuencias.

Más información en Mapfre España