En vista de la próxima puesta en práctica del Brexit en marzo de 2019 y de la reciente entrada en vigor de la GDPR, el bufete de abogados KOAN en Bruselas, esclarece los probables problemas que las organizaciones sin ánimo de lucro y otras empresas pueden enfrentar en términos de protección y transferencias de datos.

Este artículo es parte del boletín informativo conjunto Brexit de FERMA / AIRMIC que está diseñado para brindar a los profesionales de riesgos una perspectiva única de los riesgos relacionados con Brexit y las estrategias de mitigación. Puede acceder al artículo completo en inglés en la web de FERMA en el siguiente enlace.

En vista de la próxima decisión Brexit en marzo de 2019 y la reciente entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), Antoine Druetz y Nicolas Hamblenne de la Firma de Abogados KOAN en Bruselas, arrojaron luz sobre los posibles problemas que (no-para- Las organizaciones con fines de lucro y otras empresas pueden enfrentarse en términos de protección de datos y transferencias.

Según ambos expertos, el caos político parece ser una tendencia global hoy en día. Sin embargo, las compañías y organizaciones sin fines de lucro requieren seguridad jurídica para poder operar de manera eficiente. Queda por verse cómo la UE y el Reino Unido negociarán (o no) el nuevo acuerdo del siglo, especialmente con respecto a los datos, siendo el “petróleo del siglo XXI”.

Según sus propias palabras: “A pesar de la incertidumbre que rodea al Brexit y su impacto potencial en la protección de datos, recomendamos a las empresas y organizaciones sin fines de lucro que continúen con su programa de cumplimiento GDPR en curso. El GDPR es un muy buen estándar para la protección de datos y la tendencia global parece seguir este enfoque (basta consultar las actualizaciones recientes de las legislaciones en todo el mundo, por ejemplo, en California, Brasil, etc.). También recomendamos seguir el consejo de su Oficial de Protección de Datos y la guía de su autoridad nacional (principal) (si corresponde). Obviamente, también debería vigilar las negociaciones actuales y establecer planes de contingencia en caso de un escenario de “No acuerdo” (considerando, por ejemplo, mecanismos de transferencia alternativos para mantener los flujos de datos).”