Zurich y la Universidad de Oxford han trabajado juntos en el estudio “El futuro del trabajo”, cuyas conclusiones muestran cómo el COVID-19 ha distribuido el riesgo entre poblaciones enteras y ha puesto de manifiesto importantes deficiencias en los sistemas de salud pública y bienestar de algunos países.

Además, si bien las personas cuyo trabajo puede realizarse a distancia pueden haber experimentado nuevas ganancias de productividad y flexibilidad, también pueden estar enfrentándose a desafíos para su salud mental y bienestar social a medida que se adaptan a la erosión entre sus vidas domésticas y profesionales. 

“Más de la mitad de la población mundial está o ha estado bajo algún tipo de bloqueo, restringiendo o limitando su capacidad para trabajar fuera de casa, y mucho menos para viajar cualquier distancia por motivos de trabajo”

Enlace al estudio