José María Elguero, Director de Riesgos Financieros de MARCH R.S ha participado en una Tribuna para INESE.

La Covid-19 ha dado cuerda a ese reloj de péndulo que es el seguro de D&O, parado desde hace años en el lado que marcaba “soft market”. Si el péndulo son las primas, las agujas son la capacidad. Y con su puesta en marcha se ha producido un curioso efecto: las manecillas han empezado a andar hacia atrás, como los relojes en Baviera. El péndulo ha caído vertiginosamente, sobrepasando la vertical y empotrándose en el extremo contrario, “very hard market”, al tiempo que las manecillas, enloquecidas, giran en sentido inverso, marcando la reducción de capacidad: 30, 25, 20, 15, 10, 5…

El seguro de D&O está inmerso en un escenario extraño, no complejo, sino raro. El seguro de D&O no es un tornillo sin fin, que puede girar indefinidamente cada año. Hay un límite marcado por la necesidad, la utilidad y la comprensión. Y cuando se sobrepasa el número de giros, el tornillo se parte. Ya no es válido el argumento del mercado, del cambio de ciclo, de todos lo hacen…

Es necesario un razonamiento real, concreto y técnicamente argumentado para explicar los incrementos de prima, los rechazos de aseguramiento, los limites diezmados. El asegurado no va a prescindir de la póliza de D&O, ciertamente, pero reaccionará -ya lo está haciendo- modificando los límites asegurados, cambiando de bróker, convocando concursos…

Incrementar las primas más del 1000% en algunos casos, bajar la capacidad a la mitad, reducir las comisiones, introducir nuevas exclusiones o modificar las políticas de suscripción, dejando sin cobertura a ciertos sectores de actividad, son decisiones estratégicas lícitas, que se enmarcan en la libertad de mercado y de las normas de suscripción que se diseñan bajo el miedo al desconocimiento del potencial de reclamaciones que pueden derivarse del Covid-19.

El seguro de D&O va a quedar, a este paso, limitado para pymes, ONG y pequeños comercios e industrias y las sumas aseguradas serán inferiores a las de muchas pólizas de daños o responsabilidades. Más que un D&O tendremos un “N&O”.

Como reza el aforismo, todo lo que sube baja y podríamos decir que todo lo que marca “hard” volverá a marcar “soft”.