Para las empresas con trabajadores en el extranjero

La póliza está dirigida a organizaciones con sede en el Espacio Económico Europeo que envíen empleados por todo el mundo

La aseguradora AIG ofrece la póliza Expatriate Care como solución para las empresas con trabajadores destinados en el extranjero. La globalización ha traído un incremento en el número de personas enviadas por sus empresas a trabajar en filiales en otros países.

El producto está dirigido a todas las organizaciones con sede en el Espacio Económico Europeo que tengan empleados expatriados por todo el mundo y se caracteriza por su flexibilidad para poder dar soluciones asumibles a empresas de todo tipo, desde pymes hasta grandes corporaciones. “En España en los últimos 10 años el número de empresas con filiales en el extranjero ha crecido casi un 70%. La estructura de un programa de expatriados y la cobertura que ofrece tienen que ser tan específicas como la empresa y los empleados a los que protege”, señala Juan Ignacio Camell, director del ramo de Accidentes para España de AIG.

La póliza permite elegir entre distintos niveles de cobertura. Así, el plan básico incluye: gastos médicos hasta 2.000.000 millones de euros al año, acceso 24 horas a un centro multilingüe los 365 días del año, red de hospitales mundial (y pago directo a los hospitales y centros médicos siempre que sea posible), paquete de asistencia, que incluye asesoramiento médico telefónico y la opción de una segunda opinión médica, cobertura para evacuación política, responsabilidad civil y asistencia legal, además de acceso online tanto a la póliza como a los siniestros. De forma opcional, se puede contratar: tratamiento dental y visión, accidentes personales, efectos personales y viajes de placer.

La edad máxima para la contratación de esta póliza es de 65 años, pero se puede permanecer en ella hasta los 75. También es posible asegurar a los menores de 23 años que dependan y convivan con el asegurado. La cobertura abarca todo el mundo excepto Estados Unidos.

Desde su intención de apoyar y dar soluciones siempre a sus clientes, AIG pretende con este producto “ayudar a la empresa a demostrar el compromiso con sus empleados, reforzando sus beneficios sociales, necesarios para atraer y retener a los mejores”, según Camell. A lo que se añade la tranquilidad que ofrecen su centenar de años de historia, su presencia en más de 200 países y jurisdicciones, sus 90 millones de clientes en todo el mundo, sus 65.000 empleados o el hecho de prestar servicio al 99,6 por ciento de las empresas de la lista Fortune 500.

El administrador médico con el que se ha aliado AIG para gestionar Expatriate Care es Henner, empresa que tiene más de 65 años de experiencia y acceso a una red mundial de 35.000 hospitales principales, clínicas y centros de diagnóstico.

Actualmente, se ocupa de un millón y medio de personas en más de 200 países y 25 millones de tratamientos al año. Su personal habla más de 40 idiomas, “por lo que son capaces de entender su problema y responder rápidamente, donde quiera que esté”, en palabras del director del ramo de Accidentes de AIG. “Nos hemos asociado con Henner para ofrecer el más alto nivel de asistencia y de reembolso médico”, sentencia Juan Ignacio Camell.

Además, como en todas las pólizas de AIG, los asegurados disponen de una aplicación para el móvil para acceder a todos los servicios.