Todos sabemos que comprender la forma en la que las empresas abordan el riesgo, es clave para brindarles una protección más efectiva, pero después del año que hemos tenido, ¿se han expuesto algunos puntos ciegos?

Hay dos factores clave que se deben tener en cuenta al pensar en productos de seguros que realmente funcionen para los clientes: La percepción del riesgo y la preparación del riesgo.

Muchos asumen que estos dos factores están alineados en términos generales, pero a menudo ocurre lo contrario. En un año en el que las empresas han sido probadas hasta su límite, decidimos analizar más a fondo la desconexión entre riesgo y resiliencia.

En el estudio reciente, “Nuevo mundo, Nuevos riesgos“, se explica cómo están cambiando las actitudes de las empresas hacia el riesgo y la resiliencia a través de la identificación de una serie de áreas en las que la percepción y la preparación del riesgo estaban desalineadas.

Puedes ver la noticia aquí.