Fuente: El Confidencial. 

La pandemia no deja títere con cabeza. Y ahora es la propia Hacienda quien se ve obligada a tomar medidas excepcionales en el sector público para hacer frente a un doble efecto: el incremento de los gastos y, en paralelo, la caída de la recaudación que se producirá en los próximos meses. En particular, el IVA.

El real decreto-ley publicado este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE) incluye un artículo, el 49, en el que se dispone la obligatoriedad de que todo el sector público transfiera a una cuenta del Tesoro Público sus “disponibilidades líquidas”. Es decir, todo el dinero que tenga en tesorería.

La norma se ampara en lo dispuesto en la Ley General Presupuestaria (artículo 45), que autoriza a Hacienda a “declarar no disponibles” las transferencias corrientes o de capital destinadas a las entidades integrantes del sector público estatal, “cuando, como consecuencia de la existencia de suficientes disponibilidades líquidas, pudieran no resultar necesarias para el ejercicio de su actividad presupuestada”.

Lee la noticia