Benidorm acogió el pasado viernes el I Encuentro Nacional de Mediación impulsado por la Diputación de Alicante.

Durante el acto, expertos del ámbito económico y jurídico analizaron las ventajas de la mediación, los tipos de conflictos en los que se puede aplicar, su recorrido en España y cómo puede beneficiar a las Administraciones Públicas y a otras organizaciones, entre otras cuestiones.

Apuestan por esta fórmula alternativa e innovadora que, según los expertos, podría llegar a reducir un 60% la judicialización de estos conflictos con el consiguiente ahorro y mejora de la eficiencia.

El encuentro contó con la presencia de unas 150 personas, entre las que se encontraban representantes de ayuntamientos, universidades, colegios profesionales y empresarios. El alcalde de Benidorm, Antonio Pérez, quien una jornada moderada y coordinada por el director de Suma Manuel Bonilla, puso de manifiesto la importancia de la mediación a la hora de «evitar el exceso de judicialización en las relaciones y conflictos internos de las administraciones públicas y empresas».

En esta misma línea se pronunció el magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid Vicente Magro, quien destacó que «estamos en un momento en este país en el que hace falta más que nunca la mediación». «Mediación es preguntarnos en qué hemos fallado, en qué no hemos tenido razón, en qué tiene razón la otra parte y ver cómo podemos hacer para resolver el conflicto. Pero, para ello, necesitamos un mediador, alguien con liderazgo que siente a las partes para analizar los distintos puntos de vista y negociar las posibles soluciones», añadió Magro.

Además, el magistrado incidió en el tiempo, el dinero y la productividad que se pierde con el conflicto y la confrontación, destacando que «necesitamos que nos abran los ojos en la política, en la empresa y la administración y que nos quiten el orgullo de que tenemos la razón. El orgullo de la razón impide la mediación».

No obstante, pese a todas sus ventajas, la mediación en España «todavía sigue siendo una gran desconocida». Así lo ha puesto de manifiesto el ex coordinador de la Unidad de Derecho Concursal, Arbitraje y Mediación del Ministerio de Justicia y actualmente subdirector de Normativas de la Marina Mercante, Julio Fuentes, quien ha señalado que «las empresas se deterioran por conflictos que pueden evitarse con la mediación, una fórmula más eficiente que tiene menores gastos que un arbitraje o un litigio».

Fuentes apostó por impulsar instituciones profesionales de mediación, ya que en su opinión «sería un error que las organizaciones quisieran dotarse de servicios propios de mediación» y el abogado Miguel Ángel Martínez, puso sobre la mesa la profesionalización del mediador, como figura formada, especializada y responsable de “estudiar a fondo el conflicto».

Fuente: El mundo, 30 de septiembre de 2017

Fotografía de La Información