Los expertos se preparan para un año de riesgos exacerbados

Las perspectivas de los expertos y líderes mundiales sobre los riesgos más significativos a los que se enfrenta el mundo revelan que cada vez nos resulta más difícil mantener un ritmo acelerado de cambio.

Existen numerosas áreas en las que estamos conduciendo a nuestros sistemas al límite, desde pérdidas en la biodiversidad a niveles de extinción hasta la creciente preocupación por la posibilidad del origen de nuevas guerras.

No obstante, la posibilidad de un fuerte crecimiento económico en 2018 presenta a los líderes una oportunidad de oro para enfrentarse y solucionar las señales de debilitamiento en muchos de los sistemas complejos sobre los que se apoya el mundo, como las sociedades, las economías, las relaciones internacionales y el medio ambiente, según el ‘Informe de Riesgos de Globales 2018’ publicado ayer por el Foro Económico Mundial.

Intensificación de los riesgos: medioambientales y geopolíticos

Dentro del Foro se presentaron ayer los datos de la ‘Encuesta de Percepción de Riesgos Globales’ (GRPS, en inglés) que este año manifiesta que los expertos se están preparando para un nuevo año de riesgos exacerbados.

Cuando les preguntamos a los casi 1.000 encuestados sobre su opinión acerca de la trayectoria de riesgos en 2018, el 59% de las respuestas apuntaban a la intensificación de los riesgos, en comparación con un 7% que respondió refiriéndose a una disminución de riesgos.

En parte, el motivo de esta visión negativa para 2018 se debe al deterioro del paisaje geopolítico.

El 93% de los encuestados dijo que preveía perores confrontaciones políticas o económicas entre las principales potencias, y casi el 80% cree que van a aumentar los riesgos en relación con guerras entre potencias importantes.

Pero realmente lo que más preocupa a los expertos, y con mucha diferencia al igual que en 2017, es el medio ambiente.

Entre los 30 riesgos globales que se les pidió que enumeraran por grado de importancia en términos de probabilidad e impacto, se les dio prioridad a los cinco riesgos ambientales: clima extremo; pérdida de la biodiversidad y colapso en el ecosistema; catástrofes naturales; desastres medioambientales provocados por la acción del ser humano; y el fracaso en la mitigación y adaptación al cambio climático.

De todos estos, los sucesos de clima extremo han sido considerados como el riesgo más importante.

El detalle de las conclusiones del ‘Informe de Riesgos Globales 2018’, en la página web de INESE.

Fuente: BDS 18 de enero de 2018