Según los datos de UNESPA, a cierre del año pasado, 26.711 personas mayores de 65 años invierten el dinero logrado con la venta de algún elemento patrimonial, en una fuente de dinero garantizada de por vida. Las rentas vitalicias y temporales constituyen el producto más relevante en términos de ahorro gestionado. Los datos recopilados por ICEA muestran cómo, al acabar 2018, las aseguradoras velaban por 229.646 millones de euros de sus clientes, teniendo en cuenta el incremento interanual del 1,38%.

También es interesante la evolución de los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS). Seguros que alcanzan 13.161 millones con el cierre en diciembre, y que, registran un crecimiento interanual del 8%. Los capitales diferidos, por otro lado, anotan un alza del 3,24% y acumulan 49.824 millones de euros