Millenials

El pasado martes 23 publicaba Inese la última tribuna de José María Elguero, director del Servicio de Estudios de MARSH y miembro de la Junta Directiva de AGERS, sobre la Generación Millenial, el cual reproducimos a continuación:

Los famosos millennials son la generación nacida entre los años 80 y el 90 del pasado siglo (empezamos mal llamándolos generación del milenio cuando en realidad nacieron en el siglo XX y ya tienen, cuanto menos, 28 añazos). También se les conoce como la generación Y. Y de yo, yo y yo, que es lo que han aprendido: yo me lo merezco, yo valgo mucho, yo soy muy bueno, yo soy el futuro… Uff!, menos mal que tenemos millenials en las empresas para garantizar el futuro; ese futuro que para ellos no va a llegar como esperaban dada la voluntariedad de la jubilación y las pocas ganas de alcanzarla por quienes trabajan, a la vista del futuro de las pensiones, pero uff!, menos mal que tenemos sucesores. A ver si se van los de la X, que llegan los de la Y, como los huracanes.

Dicen que los millenials destacan por su capacidad de adaptación al cambio, su flexibilidad, su mimetización con las nuevas realidades y con modelos de todo, de negocio, de familia, de estrategias, de valores, de forma de trabajar… Nacieron sin tecnologías y ahora las manejan, se han adaptado tanto a los nuevos sistemas de comunicación, que ahora no se liga en persona sino con Tinder, que se lo pone más fácil y más rápido. Facebook es out e Instagram es in. Las apps y la conectividad son in, mientras que las relaciones sociales son out. Adaptación.

Todo es más fácil ahora: alquilar un coche mediante el car sharing, obtener financiación mediante el crowdfunding de proyectos, la movilidad urbana múltiple, vuelos low cost, obtener de los padres lo que estos no tuvieron o tuvieron que pelar para obtener mediante el esfuerzo y la adaptación. Pero de estar mañana en Bilbao a las 8.30 para una reunión, ni hablar, que hay que despegar a las siete y levantarse a las cinco y media. Eso no es vida.

Es la generación del todo fácil y todo rápido. A eso se adapta uno, claro. Pero eso es lo que se les ha enseñado y lo que se les ha dado. Si Max Weber levantara la cabeza…

Lo que más me sorprende cuando hablo con los millenials y con los posmillennials o generación Z, es que consideran que los que tenemos esa capacidad de adaptación, de esfuerzo y de flexibilidad somos los de las generaciones anteriores. “Vosotros sí que os adaptáis a lo  que venga”, me dice entre incrédulo e inconformista mi “millennial generación-Y” en prácticas. Y es verdad, ¿o es que solo ellos se han adaptado a las tecnologías, a las nuevas formas de trabajar, a los híbridos, al teletrabajo, al nuevo jefe o jefa, al comercio on line, a la hiperconectividad, incluso a la moda?  Lo que ocurre es que entre la generación X y la generación Y hay mucho más que una sola letra. Y para los Z los de la generación Y son ya dinosaurios tecnológicos. Pero como ya hemos acabado el alfabeto con la generación Z, ahora vendrá la generación AA: abuelos adelantados, porque a los millenials se les ha pasado el alfabeto.

Total, que del uff! al bluff! solo había un paso.