AXA XL ha recogido los posibles riesgos de ciberseguridad derivados de la rápida reincorporación del personal que traerá consigo la flexibilización de las medidas de confinamiento y de las restricciones laborales.

Dichos riesgos han sido clasificados en cuatro grandes categorías: dispositivos personales, aplicaciones personales no autorizadas, sistemas sin supervisión y errores humanos. Cada una de estas categorías representa un vector de introducción de malware o de pérdida de datos sensibles para una empresa.

Enlace a la noticia