Alberto Gallego Vara
Head of Corporate Risk & Broking of Western Europe and Head of Iberia

La preocupación por los efectos económicos de la epidemia del coronavirus se extiende ya a lo largo y ancho de todos los sectores. Según la OCDE, el impacto de la enfermedad podría reducir a la mitad el crecimiento de la economía mundial en 2020 y situarlo en el 1,5%. Empresas y gobiernos ya están en alerta. Hoy mismo desde el FMI se advierte de la necesidad de una acción urgente y coordinada para contrarrestar esta crisis.

Las mayores empresas del mundo pintan un sombrío panorama de cadenas de suministro rotas, fabricación interrumpida, tiendas vacías y un decrecimiento en la demanda. En España, ya hemos vivido días atrás cancelaciones de vuelos y reservas hoteleras, la anulación de grandes ferias internacionales como como el MWC, Alimentaria o Expodental, y de congresos profesionales, además de la parálisis en el suministro de productos procedentes de China, con incidencia en sectores tan dispares como el textil, el juguetero o el de automoción y componentes. Ahora, ante el agravamiento de la situación, se añaden nuevas recomendaciones y medidas restrictivas tomadas por el Gobierno, que, sin duda, generarán un clima difícil para las empresas.

El brote ha demostrado que los productos de seguros tradicionales podrían no dar una respuesta adecuada a este tipo de escenarios. Sin embargo, hace años que existen soluciones alternativas, aunque hasta hace poco las empresas tendían a no percibir su valor.

Sistemas de Gestión de Continuidad de Negocio

El panorama actual pone de relieve la necesidad de contar con sistemas de gestión de la continuidad de negocio para reducir las perturbaciones, causadas por brotes de enfermedades o crisis similares, a un nivel aceptable mediante una combinación de controles preventivos y de recuperación.

La implantación de este tipo de sistemas es una medida de prevención esencial. No solo hablamos de hacer frente a una situación como una pandemia, un hecho con frecuencia excepcional. El abanico de problemas disruptivos a los que se enfrentan las organizaciones es amplio, según recoge el informe Horizon Scan Report 2019, del Business Continuity Institute (BCI). Desde ciberataques, interrupciones tecnológicas y de las telecomunicaciones, adversidades provocadas por la climatología y/o desastres naturales o fallos en las infraestructuras críticas, a incidentes reputacionales, cambios regulatorios, pérdida de talento en las empresas, interrupción en la cadena de suministro y servicios públicos o cambios políticos. Es necesario, por tanto, articular soluciones adecuadas de prevención para evitar o minimizar el impacto de todos estos acontecimientos en la actividad empresarial.

Nuestra experiencia en Consultoría de Gerencia de Riesgos nos permite realizar implantaciones de Sistema de Gestión de Continuidad de Negocio, que estudian los problemas que pueden causar paralizaciones en la industria y sus planes de tratamiento, además de las interrelaciones existentes entre los distintos eslabones de la cadena de suministro. Lo que se busca es realizar el cálculo del tiempo necesario para la recuperación de las áreas más críticas después de un incidente.

A la hora de afrontar un proyecto de este tipo, es necesario llevar a cabo dos tipos de análisis.

· Análisis de impactos económicos sobre el negocio (BIA)

· Análisis de los Riesgos específicos de Continuidad.

De la combinación de ambos, se obtiene la información necesaria para elaborar las estrategias que se deben acometer después de un incidente que paralice la actividad productiva.

Seguros paramétricos

También los productos de seguros paramétricos son una solución inteligente para las preocupaciones de transferencia de riesgos desencadenadas por las pérdidas por interrupción no física de las actividades comerciales, como las cancelaciones masivas de hoteles o la interrupción de la cadena de suministro debido al cierre del espacio área como consecuencia de una pandemia.

En los últimos años los seguros paramétricos se han ido extendiendo a otras situaciones, como aquellas de violencia sociopolítica (terrorismo, huelga, protesta, etc.) sobre todo debido a los acontecimientos en distintas partes del mundo (atentados de Paris, Bruselas, Londres y Barcelona, revueltas en Chile, etc.)

Desde la perspectiva aseguradora, este tipo de seguros requieren un análisis actuarial (estadístico) que permitan calcular la volatilidad del riesgo (probabilidad de ocurrencia y severidad). Por su tipología, en sectores como el turismo o la organización de eventos, requieren un profundo conocimiento del negocio y un análisis muy minucioso de la correlación entre evento causante/impacto en el negocio.

En los últimos años hemos observado también un creciente interés por parte de las empresas en poder transferir o financiar las consecuencias económicas de eventos de Pandemia (ejem. Virus del ZIKA, Coronavirus). Existen mercados que están empezando a estudiar este tipo de riesgos y planteando posibles soluciones aseguradoras para algunas industrias (principalmente turismo, aerolíneas y, en general, aquellas que dependen del transporte de personas o mercancías) aunque aún es una actividad incipiente.

Era difícil imaginar un panorama como el actual, pero debemos aprender de cara al futuro tomando medidas y aplicando estrategias inteligentes y preventivas que nos permitan minimizar los riesgos y favorecer la continuidad del negocio.

Desde el sector asegurador seguimos trabajando para desarrollar soluciones que protejan a las compañías ante este tipo de situaciones, actualizándonos y adaptándonos a los nuevos escenarios. La combinación de una adecuada consultoría de riesgos, un plan de continuidad de negocio y cierta transferencia de riesgos en el momento adecuado serán las armas para combatir este tipo de escenarios en el futuro.