El Servicio de Estudios de MARSH España comparte el último artículo publicado en su blog.

Antes de que la COVID-19 desencadenara estragos sanitarios, políticos y económicos en todo el mundo, en los debates sobre el futuro del trabajo, se hablaba de una crisis derivada del potencial de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Y basada en la posibilidad de que cada vez más personas no podrán seguir desarrollando su actividad profesional porque habrá robots que realicen su labor de manera más eficiente.

Sin embargo, la crisis sanitaria actual pone en entredicho este argumento: Si la IA pudiera sustituir por completo a los humanos en estas funciones, estos servicios no estarían en situación crítica como lo están ahora. Por tanto, la pandemia ha demostrado que los humanos siguen al frente de todas las revoluciones futuras en el mundo del trabajo…

Accede al artículo