El nivel de prestaciones futuro de la Seguridad Social, el envejecimiento de la población, la convivencia de distintas generaciones en el mercado laboral, son factores de incertidumbre para la sociedad. Ante este escenario cambiante, las organizaciones deben replantearse la experiencia del empleado y sus estrategias de previsión a la jubilación, según publica Willis Towers Watson, que organiza una jornada sobre estrategias y soluciones de previsión a la jubilación ante los retos actuales a los que se enfrentan las compañías.

Patricia Sanz, Directora de Relaciones Laborales de Repsol para España y Portugal, ha manifestado cómo “la previsión social en las organizaciones en los últimos años ha carecido de un componente estratégico claro que ahora sí se empieza a visualizar como necesario debiendo estar orientado a los objetivos concretos que se pretendan abordar. Si bien en el pasado, la reflexión en torno a previsión se centraba fundamentalmente en el plano económico y en el ámbito de los beneficios sociales, podemos afirmar que, a futuro, la reflexión debe ser más global, aglutinando aspectos tales como los objetivos de la empresa, la propuesta de valor al empleado, análisis de mecanismos adecuados, la estrategia de comunicación… sin olvidar el ámbito de la negociación colectiva.”