Con la nueva reforma del código penal, Willis Towers Watson busca respuestas a la manera en que las modificaciones realizadas afecten al Corporate Compliance.

Los expertos informan sobre cómo pueden las empresas proteger su responsabilidad penal ante los recientes cambios penales. Implantar un modelo de prevención de delitos penales, puede reducir el riesgo de acciones que deriven en delitos y preserva la imagen y reputación de la empresa.

Los delitos de terrorismo, malversación, falsificación de moneda, tráfico de órganos humanos, corrupción, corrupción entre particulares y delitos contra la Hacienda de la UE, constituyen las principales modificaciones.

“Para las organizaciones, en caso de disponer de un sistema basado en la Norma UNE 19601 o un sistema de corporate compliance, las modificaciones penales conllevan la revisión de los riesgos asociados a la comisión de esos delitos modificados sobre todo sus sanciones y formas de comisión”, ha explicado Fernando Redondo, Director Gerencia de Riesgos de Willis Towers Watson.