En el libro blanco ‘Asegurar la transición’ publicado por FERMA de manera previa al Forum Ferma (9 al 11 de octubre) se realiza hace un llamamiento a aseguradoras y reaseguradoras -y a otras partes interesadas- para que apoyen a sus clientes corporativos en la transición hacia la neutralidad del carbono.

Este informe concluye: “Las empresas no deben sentirse castigadas por las aseguradoras por abrazar la transición ecológica. Como comunidad de asegurados, pedimos a las aseguradoras que abandonen un enfoque en el que hay una adhesión notable y estricta a las directrices de suscripción retrospectivas. En su lugar, los clientes corporativos quieren que las aseguradoras adquieran una comprensión holística de sus riesgos y necesidades, lo que daría más flexibilidad a los suscriptores e ingenieros para hacer negocios más allá de las directrices rígidas”.

Además, FERMA asegura que las empresas están experimentando restricciones en la cobertura de seguros para sus actividades de transición de tres maneras:

  • La cobertura es limitada o no está disponible debido a actividades anteriores, como los vínculos con el carbón o la minería. Esto hace más difícil que dichas empresas procedan a la transición.
  • Falta cobertura para tecnologías o materiales específicos. Esto incluye los paneles solares y los parques eólicos, el combustible o el almacenamiento de hidrógeno, las nuevas técnicas de construcción, las soluciones o los materiales que apuntalan la transición desde los combustibles fósiles.
  • Exclusiones de riesgos específicos. Los daños materiales y corporales pueden quedar excluidos cuando existe una relación directa o indirecta con plantas de carbón o actividades mineras, o cuando los paquetes de baterías se almacenan o utilizan, por ejemplo, en bombas de aspersión.

 

Fuente: BDS – INESE