Las pérdidas asociadas a los riesgos reputacionales en las organizaciones, han aumentado durante los últimos 10 años. La inestabilidad económica y geopolítica, unida al auge de las redes sociales y a ciertos factores demográficos y culturales han provocado mayor dificultad en la gestión de reputacional de una marca o empresa.

De hecho, existen factores externos que afectan a la reputación. Por ejemplo, un fallo en un control alimentario, puede impactar en la imagen de toda la industria alimentaria. Por ello, es necesario contar con estrategias, profesionales y herramientas adecuadas para la gestión de riesgos reputacionales.

 

Más información en la página web de WTW