Las dífíciles experiencias durante la pandemia de COVID-19, se recordarán durante mucho tiempo, especialmente los profesionales sanitarios. Una de las cosas positivas que podemos sacar es una mayor concienciación sobre los riesgos para la salud, tanto a nivel personal como para los médicos y cuidadores. Es poco probable que esta conciencia desaparezca.

Ahora que la luz se ve al final de un largo túnel, más profesionales de la salud están volviendo a prestar atención a otras variantes. Al mismo tiempo, son más conscientes de los riesgos que existen en los distintos entornos asistenciales, desde los hospitales de cuidados intensivos hasta las clínicas ambulatorias o los centros de mayores.

 

Más información en la página web de Berkshire Hathaway Specialty Insurance