El ransomware es un riesgo que evoluciona dinámicamente y que afecta a organizaciones de todo el mundo con un rápido aumento de la frecuencia y la gravedad de las pérdidas. AIG pretende centrar la atención en la preparación ante los siniestros y la Gestión de Riesgos, y ayudar a orientar las inversiones en ciberseguridad de forma adecuada.

 

Sigue leyendo el artículo de AIG