Marsh informa que, según aumentan los ciberataques, crecen las reclamaciones de seguros relacionadas, lo que significa que los suscriptores han podido identificar una correlación entre ciertos controles y los incidentes cibernéticos correspondientes. Gracias a este análisis y al examen de los puntos de datos relevantes, el sector de los seguros tiene un alto grado de conocimiento de los pasos técnicos que las organizaciones pueden tomar para desarrollar su resiliencia cibernética.

Sin embargo, debido al crecimiento de las pérdidas por desgaste, las aseguradoras están adoptando ahora una posición mucho más cautelosa.

Se recomienda a las organizaciones que apliquen una serie de controles de “ciberhigiene” que son clave para lograr la resiliencia cibernética y la asegurabilidad.

 

Sigue leyendo el artículo en la página web de Marsh